Punta del Este 2050

Para Ecos, Diario El País, Uruguay

Observar el deambular del llamado desarrollo de Punta del Este da para todo tipo de comentarios, muy especialmente después de una mala temporada como ha sido ésta última.

Hay quienes están a favor del rumbo que lleva, quienes son críticos, quienes no se animan a manifestarse y quienes navegan surfeando la corriente.

12082017AGR-iPhone US-12082017-IMG_7808-Editar2-Editar

Con relación a la mala temporada de este último verano, el problema que todavía no es visible con total claridad, son las consecuencias de la falta de trabajo que dicha situación ha causado, y resulta dudoso pensar que dicho daño pueda ser reparado por la demanda de mano de obra que pueda provocar el auge de un desarrollo inmobiliario que ha enlentecido claramente su ritmo de ventas a la par del aumento de las excepciones otorgadas.

Esta situación que de alguna manera pudiéramos denominar de crisis, es una buena oportunidad para repensarse.

El desafío debiera ser salir del “aquí y ahora” y pensar en el futuro.

Imaginar y visionar la Punta del Este del futuro. El desafío debiera ser el de trabajar en un Plan Maestro a largo plazo, digamos, “Punta del Este 2050”.

IMG_3036 copia

El desafío es imaginar, discutir y redactar Un Plan, considerando a Punta del Este en su mayor alcance, aprovechando su reconocimiento internacional. Una Punta del Este que se extienda desde el viejo Faro de “la punta” hasta llegar al límite que separa a Maldonado de Rocha, sin olvidar a toda La Mansa.

Dicen que los pueblos que olvidan su pasado no tienen futuro, pero el desafío no es rescatar la Punta del Este que fue. El desafío sería imaginar una ciudad de talla mundial al estilo de la que se venga a nuestra mente, sin querer ser ninguna de ellas.

Una gran ciudad que pueda captar mucho más que a inversores que resguardan en ladrillos que no utilizan los capitales que temen mantener en sus países de origen. Imaginar cómo transformar una ciudad que resplandece un brevísimo mes y se entristece con grandes sombras la mayor parte del resto del año, en un ciudad que sea luz y faro de quienes sueñan con un mundo distinto, con un mundo mejor. Una ciudad que además de pasatiempo de unos pocos días, se convierta en un lugar aspiracional donde querer estar, vivir, estudiar, cuidarse, sanarse, divertirse, crecer y enriquecerse como persona.

En una ciudad en la que el desarrollo inmobiliario sea una consecuencia y no una razón para existir.

No es una tarea de políticos, es una tarea de todos los actores de la comunidad, incluido ellos, no atada otra ideología que no sea la de plasmar un visión consensuada del desarrollo de Punta del Este a largo plazo. Una propuesta abarcativa que permita saber a donde se quiere ir facilitando el camino y demarcando claramente que cosas se procura terminen ocurriendo y que cosas No.

Punta del Este merece transformarse de un balneario de talla internacional en una ciudad que mejore y enaltezca la calidad de vida de sus habitantes actuales y futuros.

Punta del Este 2050 debiera ser una necesidad ineludible de todos quienes podemos ayudar a que esa ciudad imaginaria sea una realidad. Usted, su colega, su vecino, el de la otra cuadra, mi amigo, el no tanto y muchos otros.
Vamos.