Argentina, Brasil y Cuba: Tres grandes jugándose el futuro del negocio de los hoteles y el turismo

“No confundas papas con batatas”, solía repetir mi abuela a modo de ejemplo cuando quería que hablásemos claro. Por supuesto, no es ésta la idea de esta columna al hablar de tres mercados que tienen su propia característica, su propia impronta y su propio pasado, pero que viven por estos días situaciones que pueden modificar sustancialmente su participación en el negocio que nos ocupa.

obama

 

Cuba

El caso más resonante y que grandes expectativas se centran, es sin duda lo que pueda ocurrir con la próxima visita del presidente Obama a la gran isla del Caribe.

Cuando el próximo lunes 21 el Air Force One aterrice en el aeropuerto internacional de La Habana habrán transcurrido 88 años desde que el último presidente de los Estados Unidos en funciones se posara en esas tierras.

Evidentemente todo un acontecimiento que será el corolario de la nueva etapa iniciada en diciembre de 2014, cuando ambos mandatarios, Raúl Castro y Barack Obama retomaron el diálogo interrumpido por más de 50 años.

El año 2015 llegaron a Cuba  poco más de 3,5 millones de turistas, nada menos que un 17,5% más que en el 2014. La cifra es por demás increíble si se tiene en cuenta que las restricciones para que los ciudadanos estadounidenses viajen a Cuba continúan vigentes. La verdad es que a través del programa “People to People travel for Education” o invocando alguna de las doce razones (general licenses) por las cuales los viajeros americanos, sin necesidad de solicitar permiso, pueden viajar legalmente, el número de ciudadanos de ese país viene aumentando significativamente mes a mes.

¿Qué podría esperarse entonces si, como se rumorea, la vista del presidente Obama fuera la excusa para anunciar cierta flexibilización con referencia al tema del turismo? Hay mucha expectativa al respecto y ojalá algo ocurra. De hecho, no solo sería una legítima reivindicación sino que sería una forma de dejar atrás para siempre la oprobiosa sanción que el embargo prevé en su Sección 515.560 a todas las actividades relacionadas con el turismo.

En pocos días develaremos la incógnita, sería una gran noticia para Cuba y el mundo entero que Latinoamérica toda celebrará como una gran victoria.

Sería el comienzo de un camino que sin duda convertirá a Cuba en uno de los grandes destinos turísticos del mundo.

Si esto ocurriera, las condiciones estarán dadas para que la isla más grande de El Caribe supere la llegada de 10 millones de turistas anuales en la década del 2020.

En este contexto, CETIS, que es la primera conferencia relacionada con el sector, aguarda con optimismo las noticias que se esperan puedan conocerse durante la referida visita del presidente Obama.

Argentina

Obama también visitará Argentina antes de su regreso a Washington. En este caso habrán pasado solo 20 años desde la última oportunidad que los presidentes de ambos países, Estados Unidos y Argentina estuvieran frente a frente en el país sudamericano. Es cierto que el presidente George Bush estuvo 36 horas en Argentina en el año 2005 en ocasión de la Cumbre de las Américas, pero en aquella ocasión el presidente Néstor Kirchner no recibió al presidente Bush dejando libertad al entonces presidente Chávez a que organizará una contra-cumbre como manifestación de la hostilidad hacia los Estados Unidos.

En estos días se debaten en el Congreso argentino las normas que le permitirán al presidente Mauricio Macri terminar con el problema de los hold-outs y dar de esa manera por finalizado un default que lleva ya nada menos que 14 años.

Si esto ocurre, como gran parte de la población lo espera, y los primeros sondeos políticos parecen ratificarlo, una nueva realidad comenzará de a poco a dar lugar a la recuperación de una etapa que sumergió al país en una de las crisis más grandes de la que se tenga memoria.

Sería una semana inolvidable si, además de cerrar su visita en La Habana con los anuncios ya mencionado, Obama coincidiera en la Argentina para reunirse con su par, el presidente Macri ¿Se imaginan si juntos pudieran comenzar el futuro habiendo dejado atrás el mencionado default?

Sería el comienzo de llegada de nuevas e importantes inversiones y, sin duda, el inicio de una nueva etapa de gran crecimiento del negocio de hoteles y turismo en el país.

Los poco menos de 6 millones de turistas anuales que la Argentina recibe hoy pueden convertirse en cerca de 12 millones durante la década de 2020, en tanto el turismo interno puede doblar su impacto en el próximo quinquenio.

En pocos días sabremos si el presidente Macri, aún con minoría en el Congreso, puede demostrar su capacidad de liderazgo logrando el triunfo que le permita al país recomenzar el camino de crecimiento que nunca debió abandonar.

Brasil

Pareciera que éste el caso más complicado, al menos por su incertidumbre en cuanto a qué pasará.

Uno podría preguntarse los por qué de tal incertidumbre. La respuesta es que, a poco de iniciar su segundo mandato, la presidenta Dilma Roussef está sufriendo una crisis tras otra: primero fue la económica que el gobierno ocultó pero le explotó apenas comenzado el señalado segundo período obligando a Dilma a tratar de implementar un programa económico ortodoxo que ha sido resistido por sus seguidores y parte de la población.

A esta cuestión se le ha sumado los casos de corrupción que han explotado como un hormiguero y amenazan seriamente la estabilidad política, al punto tal que la presidenta viene sobrellevando como puede la posibilidad que un juicio de impeachment vaya adelante, lo que terminaría definitivamente con su mandato obligando a llamar a elecciones para elegir nuevo presidente.

Por si esto fuera poco, en los últimos días el ex presidente Lula fue arrestado en su domicilio particular y llevado a declarar por la fuerza en la más grande de las causas de corrupción que se abaten sobre el partido de gobierno, el petrolao.

La verdad es que el famoso affair del petrolao, la causa de corrupción en Petrobas, la compañía petrolera nacional, ya puso preso a uno de los más grandes y conocidos empresarios brasileños, el presidente de la gigante Odebrecht, Marcelo Odebrecht, fue condenado a 19 años de prisión y pareciera que esto todavía no ha terminado.

Este último domingo, más de 3 millones de brasileños salieron a las calles ha manifestarse contra el gobierno solicitando el impeachment para Dilma.

Increíblemente, se vieron muchos carteles haciendo alusión a algo que hubiera sido impensado hasta hace no más de tres meses atrás. Se reiteraron los que decían “Menos Venezuela, Mais Argentina”.

Como decíamos al principio, en el caso de Brasil no sabemos qué ocurrirá. Ni siquiera sabemos si ocurrirá algo, y en tal caso, cuándo.  De todas formas, sería muy bueno para el país y la región que las cosas se encaminaran de la mejor manera para el gigante de Sudamérica. Lo necesitan los brasileros, la región y toda Latinoamérica.