Cuba: La histórica reina de El Caribe frente a una oportunidad que ya es imposible de obviar

Aunque han pasado hace apenas seis años desde aquella decisión de comenzar a informarnos sobre la situación de la mayor de las Islas Antillas, la alguna vez “reina de El Caribe”, los cambios comienzan a resultar importantes y -en términos del negocio del turismo- mayor aún de lo que hubiera sido posible imaginar.

VaraderoBeachfun

Si bien es cierto que el anuncio realizado el pasado 17 de diciembre por los presidentes Obama y Castro, respecto de la decisión de restablecer relaciones entre ambos países y comenzar un proceso hacia la normalización bilateral provocó un importante impacto no solo en ambos países sino en el mundo entero, pocos pensaron que los tiempos se pudieran acelerar de la forma que lo están haciendo.

La reciente 7ma. Cumbre de las Américas, la primera en la que Cuba participa, ha marcado uno de los hechos más trascendentales de la política internacional de los últimos tiempos. El encuentro personal entre los primeros mandatarios de USA y Cuba y las declaraciones de ambos luego de su reunión, han convertido al encuentro en un hito histórico que parece marcar un rumbo que, si bien tiene aún importantes escollos por saltear, pareciera marcar un camino que las partes no están fácilmente dispuestas a desandar.

Es cierto que los intereses son múltiples y que el Congreso de los Estados Unidos no presenta un marco homogéneo que asegure que la voluntad de Obama se plasme tal como él lo ha pensado. De todos modos, la realidad es que el presidente norteamericano no tardó en enviar al Congreso su propuesta para retirar a Cuba de la lista de países terroristas. De hecho, solo habían pasado tres días del referido encuentro en la ciudad de Panamá.

Será tiempo ahora de progresar en el proceso de restablecimiento de relaciones entre ambos países, tal cual se comprometieran en aquel anuncio del pasado 17 de diciembre: la restitución de las respectivas embajadas, el acceso a cuentas bancarias por parte de ambos estados y la discusión sobre temas no menores que preocupan a ambas partes y, por supuesto, el levantamiento del bloqueo impuesto por los Estados Unidos a Cuba hace casi ya 55 años (octubre de 1960).

Algunos detalles

Como dato de lo que puede ocurrir en el negocio del turismo, alcanza con observar lo que ha ocurrido en el primer trimestre de este 2015, donde Cuba ha recibido nada menos que un millón de turistas, lo que significa un crecimiento del 14% (!!!) con relación a igual período del año anterior.

Un país que tuvo el record de ingresos de visitantes el pasado 2014, cuando alcanzó la suma de tres millones de visitantes (3.016.655), lo que significó un crecimiento del 5,3% con relación al año anterior, se ve a las puertas de lo que puede ser un crecimiento que nadie termina de animarse a cuantificar. De todos modos, si uno pondera algunas de las variables, sería fácil coincidir en que el crecimiento será explosivo.

Veamos: Cuba es la isla más grande de El Caribe. Cuenta con un rico pasado histórico que el régimen castrista se ha preocupado no solo de no olvidar sino incluso de preservar y enaltecer. Cuba cuenta con recursos naturales en cantidad y calidad, que sumado a su estado de preservación en algunos casos y de virginidad en su mayoría, le otorgan un diferencial que le confiere de una fortaleza que dará que hablar. Además, la isla cuenta con una calidad de recursos humanos difícil encontrar en proporciones similares en todo el resto de la región, y su gente tiene una reconocida hospitalidad y buen humor. Su bagaje cultural y su acerbo patrimonial son de una riqueza invalorable que ha sabido mantenerse y acrecentarse más allá de las vicisitudes a las que ha sido expuesto. Se trata de un país sin delincuencia ni droga y con un cuidado del medio ambiente como quizás solo se encuentre en los países nórdicos. Y si bien conocido, esta isla -que se caracteriza por tener un clima tropical moderado muy agradable durante todo el año- se encuentra rodeada de un mar cálido, límpido y transparente.

Todo esto “bien mezclado” solo presagia una “bomba” lista para explotar. Una oportunidad que es imposible de obviar.

El tema hotelero

El negocio hotelero en Cuba está básicamente centrado en tres empresas cubanas que de una u otra manera se relacionan con jugadores internacionales: Grupo Gaviota, Gran Caribe y Cubanacan. Adicionalmente están Habaguanex, centrada en el casco histórico de La Habana, La Habana Vieja, e Isla Azul. Además, recientemente se ha creado Cubagolf, del grupo extra hotelero Palmares, que se encuentra abocada a la realización de proyectos mixtos de gran envergadura, incluyendo resorts, segundas residencias y campos de golf, entre otros.

Las reglas de juego para el desarrollo del negocio hotelero

Cuba ha rediseñado recientemente su política para el desarrollo de inversión extranjera, la cual impacta directamente en la forma de participar en el negocio de hoteles en la isla.

La vieja ley de inversiones (Ley 77 de 1995) ha sido reemplaza por la nueva Ley 118 de marzo de 2014, que se ajusta a los nuevos tiempos y facilita las formas de relacionamiento con las empresas e inversores extranjeros fijando las formas que pueden adoptar los negocios con inversión extranjera: a) Empresa Mixta, b) Contratos de asociación económica internacional (el cual incluye la posibilidad de contratos de gerenciamiento de hoteles), y c) Empresas de capital totalmente extranjero.

La variante b, que permite formalizar contratos de gerenciamiento, es toda una novedad que abre un nuevo camino en el negocio de hoteles en la isla.

Cifras de inversión extranjera en turismo al 31 de diciembre de 2014

Al 31 de diciembre de 2014 existen 26 empresas mixtas constituidas, de las cuales 12 ya han ejecutado inversiones con 14 hoteles operando con 5.649 habitaciones.

A la misma fecha se encuentran aprobados 68 contratos de administración con 18 cadenas internacionales que alcanza a 35-461 habitaciones. Un 58,6% del total de las existentes en el país (86,9% del total de habitaciones de hoteles 4 y 5 estrellas de Cuba).

Los 68 contratos de gerenciamiento han sido celebrados con las tres grandes cadenas hoteleras cubanas: Gaviota (30 hoteles), Gran Caribe (21) y Cubanacan (17).

Oportunidades de inversión

Las oportunidades de inversión están exhaustivamente estudiadas por el gobierno cubano y abarcan casi todo el país centrada en nuevos desarrollos en polos turísticos ya establecidos, nuevos por desarrollar y mejora de propiedades existentes.

Es muy seguro que en ocasión de la próxima FIT, Feria de Turismo de Cuba que se llevará a cabo el próximo mes de mayo, se conozcan novedades que engrosen la lista de oportunidades de negocio hasta hoy conocidas, lo que es lógico en un país en el que todo está aún por pasar en materia de desarrollo turístico.

Pensemos que aún cuando se terminara el año con un ingreso de 3,5/3,7 millones de turistas, número sin duda que marcará un rumbo de crecimiento muy importante, será nada al lado de los 10, 12 ó 15 millones que es dable esperar arriben en los próximos años

La llegada de los grandes grupos  hoteleros internacionales

En Cuba ya participan del negocio grupos como Meliá, Barceló, Iberostar, NH, Accor y Pestana, entre otras. En simultáneo, se encuentran encarando nuevos desarrollos grupos como Kempinsky.

Una novedad que no ha pasado desapercibida entre los grandes grupos ha sido el anuncio de Airbnb sobre el inicio de sus actividades en la isla. Se descuenta que la plataforma de alojamientos contará con miles de espacios de renta a todo lo largo y ancho de la isla. Como consecuencia, se espera el desembarco de otros grandes de esta industria.

El sector de hoteles y turismo en Cuba merecen que todos los grandes jugadores, los que ya están y los que restan por llegar, tomen los lugares que le corresponden en las múltiples oportunidades que la isla ofrece. Se trata de millones de viajeros de todo el mundo aguardan que eso ocurra más pronto que tarde.

Continuará

A partir de esta entrega, por distintos medios iremos proporcionando más información sobre cómo hacer para tomar partido de este magnífico proceso de desarrollo que experimentará la industria de hoteles y turismo en Cuba.