La industria del turismo y los viajes, entre el desarrollo continuado y el desafío de la sustentabilidad

Finalizó recientemente el WTTC Global Summit 2014 en la ciudad de Hainan, China. Una vez más, esta institución -que agrupa a los números uno de las principales organizaciones relacionadas con el mundo de los negocios del turismo y los viajes alrededor del mundo- convocó a un representativo grupo de líderes para intercambiar ideas y discutir sobre cuestiones transcendentes que hacen al futuro del negocio.

planet

 

Los temas principales que sobrevolaron todas las sesiones de trabajo e incluso buena parte de los encuentros sociales han incluido planteos sobre medio ambiente, sustentabilidad, principios éticos, volatilidad, imprevisibilidad, desarrollo de infraestructura, contribución a la generación de empleos, y su consecuente aporte a la paz y prosperidad de los pueblos.

Pero sin duda, el tema del cambio climático, la recurrente sucesión de desastres naturales, sus consecuencias y orígenes, provocaron quizás los más encendidos debates entre muchos   asistentes.

Aún cuando la conciencia de esta problemática pareciera estar cada vez más arraigada en la comunidad internacional, urge la necesidad de convertir en hechos concretos los principios teóricos que ya casi todos aceptan como válidos y razonables.

Sin duda, se trata de una cuestión que nos pone frente a desafíos de suma relevancia. Tal vez uno de los más grandes que la humanidad haya enfrentado en los últimos dos siglos.

Así estamos

El número de habitantes continúa aumentando en casi todo el mundo con algunas excepciones. La sociedad se acostumbra a convivir con avances que resultaban insospechados hasta unos pocos años de los que no solo nadie pareciera dispuesto a prescindir. A propósito, todo parece preanunciar que los mismos continuarán sorprendiéndonos sin solución de continuidad a un ritmo que esos mismos avancen aceleran a velocidades cada vez más grandes. Como una gran paradoja, a la vez que la humanidad comienza a ser cada vez más longeva, los progresos y avances, sobre todo los tecnológicos, se vuelven cada vez más efímeros.

El mundo de los negocios acompaña esa vorágine y necesita un crecimiento permanente para mantener ratios que permitan mantener y, si es posible, aumentar el valor de las empresas y/o emprendimientos.

Se trata de una escalada sin límites que la mayoría de nosotros toma como natural aún cuando de tanto en tanto, recapacitamos sobre la necesidad de virar hacia un desarrollo y crecimiento más inteligente que nos permita ir hacia un mundo más sustentable.

El desafío es inmenso y no basta con la manifestación explícita de la problemática: Tan cierto como que el desarrollo debe continuar es que nuestra obligación es hacer un uso razonable de aquello que tan solo se nos ha prestado para utilizar durante nuestro corto paso por este mundo. Definitivamente, nos olvidamos que los recurso naturales que utilizamos, manipulamos y desperdiciamos, son un préstamo que hemos recibido y debemos cuidar para las generaciones futuras.

Aquellos que estamos relacionados con el mundo de los viajes y el turismo sabemos que tenemos una tremenda arma en nuestras manos, porque en un contexto en el cual la tecnología nos permite acercarnos a todo el mundo sin movernos de donde estamos, los seres humanos añoran cada vez más viajar hacia nuevos lugares y en forma cada vez más frecuente. Se trata del fenómeno más maravilloso desde que el hombre habita esta tierra.

En este sentido, nuestra industria tiene el privilegio de saber que seguirá creciendo y desarrollándose para poder albergar esa necesidad creciente que tenemos de acceder a más conocimiento de primera mano y por nosotros mismos. Entonces, debemos actuar pensando en el desarrollo inteligente, la responsabilidad y el compromiso, procurando poner en valor todos los recursos necesarios sin olvidar que los mismos deberán ser utilizados por las próximas generaciones.