La Argentina es cada vez menos atractiva para los turistas extranjeros

El arribo de visitantes cayó 14% en el primer trimestre y sus gastos, un 20,5%. Llegaron 30% menos de brasileños, que encuentran otros destinos más baratos, y se redujeron los viajes corporativos al país.  por Nuria Rebón – Cronista, 07/05/13

Park Chon, coreano: “Vine con un amigo a conocer y hoy aprovechamos para hacer un tour y visitar los puntos turísticos de Buenos Aires”.

El año no comenzó nada bien para el sector turístico argentino, cuya balanza comercial cerró negativa en el primer trimestre del año. El arribo de visitantes extranjeros al país, a través del Aeropuerto de Ezeiza y del Aeroparque Jorge Newbery, cayó un 14% entre enero y marzo, frente a igual lapso de 2012, a 623.163 personas. Pero, además de reducir sus visitas, los que vinieron dejaron un 20,5% menos de dólares: u$s 697,5 millones, según la Encuesta de Turismo Internacional (ETI), difundida ayer por el Indec.
En 2012, los arribos se habían reducido 4,6% y el dinero gastado, 11,9%, con lo cual en los primeros meses, lejos de recuperarse, se profundizó la caída.
En tanto, los viajes al exterior de residentes en la Argentina crecieron apenas 3,9% en el trimestre, a 734.052 personas, quienes gastaron menos dólares: u$s 832 millones, un 1,7% menos que en 2012, cuando se restringía la compra de divisas sólo a los viajeros, en función del poder adquisitivo, pero aún no regía el 15% ni el 20% de recargo para gastos en el exterior, a cuenta de Ganancias, fijados en agosto y marzo pasados.
Con estos datos, la balanza turística, tanto en dinero como en viajeros, cerró negativa en el trimestre, en u$s 134,5 millones y en 110.889 personas.
En 2012, la balanza en dólares había sido negativa en u$s 89,63 millones, por primera vez desde la crisis de 2001, tendencia registrada en gran parte de los 90, por la paridad peso/dólar, por la Ley de Convertibilidad.
Hoy, tanto el arribo de extranjeros como el dinero que dejan triplican a los registros de 2001, por el fuerte alza del turismo internacional desde 2004; pero este año todo parece indicar que el saldo volverá a ser negativo.
Son varias las razones de esta tendencia. Por un lado, se siente la caída de 30,2% en el arribo de brasileños, que llegaron a aportar del 32% del total de turistas en 2010; hoy, ese porcentaje bajó ya a 22% en el trimestre.
Semanas atrás, Roland de Bonadona, CEO de los hoteles Accor para América latina, había asegurado que, para él, la baja desde Brasil era temporal.
Es transitoria; cuando comenzaron a viajar más, primero lo hicieron por la región y, con el real fuerte, ahora van a EE.UU. y Europa, pero volverán a la Argentina, pronosticó.
El consultor hotelero Arturo García Rosa, presidente de HVS para Sudamérica, no cree que vuelvan tan fácil.
Si bien la Argentina no es cara para los brasileños, por el real fuerte, hoy van hacia otros lugares más económicos, como EE.UU., sobre todo Miami, y Europa, dijo. Pero agregó otros factores: Hoy no hay clima de negocios, las noticias de la Argentina en el exterior no son buenas y no llegan nuevas inversiones al país, por el límite a las importaciones y la dificultad para repatriar utilidades. Por eso, cayeron los viajes corporativos, que aportan más de 60% de los clientes a hoteles de cuatro y cinco estrellas, hoy en crisis, con muy baja ocupación, explicó García Rosa. El especialista destacó la diferencia con el resto de la región: Salvo Uruguay, afectado por la caída de argentinos y la menor conectividad aérea, el turismo crece en el resto de 5% a 13%.
En el sector advierten que muchos turistas compran pesos en la calle, al cambio paralelo, pero eso se restringe sobre todo a los regionales; otros, europeos y de EE.UU., suelen pagar todo en su país y, para ellos, visitar la Argentina es aún caro.
Incluso con el dólar a $ 6,20 (oficial más 20%), para los argentinos sigue siendo atractivo viajar, con paquetes en pesos y cuotas, dijo García Rosa. Esto, a pesar de que la AFIP impidió a viajeros comprar divisas en el último tiempo, aún cuando cumplían con los requisitos, según comprobó este diario.
En tanto crezca la inflación y el dólar siga subsidiado, no habrá cambios. La Argentina llegó a recibir casi 6 millones de turistas, podría llegar a 10 millones en cinco años, pero con otra política, advirtió García Rosa.