Para el argentino con tarjeta, ir al exterior fue lo más conveniente

Se vio favorecido por la posibilidad de pagar al tipo de cambio oficial y en cuotas. por María Eugenia Pintos – Clarin, 10/02/13

¿Cómo eligieron sus vacaciones los distintos segmentos poblacionales? Según cuentan especialistas, el argentino promedio bancarizado, con tarjeta e inquietud por conocer nuevos lugares eligió irse fuera país, porque además era más económico. La clase media y baja no bancarizada necesitó un destino nacional, pero no habitual. Los campings del sur o Entre Ríos, por ejemplo no dieron abasto. La costa atlántica, con precios casi similares al Caribe, sintió la competencia como nunca antes.

“La inflación convirtió al país en un destino caro. Muchos viajeros fueron al exterior: eligieron una playa y pudieron comprar ropa o electrónica a precios muy bajos como en Miami u Orlando. Además de adquirir un paquete al dólar oficial, lo financiaron en 12 o 18 meses. El resto –hasta un café o un té– lo pagaron con tarjeta de crédito al tipo de cambio oficial. De ahí que el incremento de consumo con tarjetas de crédito se calcula en el orden del 70%”, analiza, Arturo García Rosa, presidente de HVS South America, una consultora especializada en hotelería y turismo. “Esta tendencia va a seguir mientras exista cepo al dólar y la inflación. Hay paquetes agotados para Pascuas y no extrañaría que en cualquier momento se largue la venta para el invierno. Es un castigo muy grande para el negocio del turismo interno y receptivo”, postula García Rosa.

Para el especialista, Punta del Este fracasó porque tiene una apreciación importante en su moneda (es, casi, una economía dolarizada en la que el peso argentino vale mucho menos que en Buenos Aires). Brasil también es caro para los argentinos. Ecuador, Costa Rica y Panamá –sin embargo– se han convertido en destinos repletos de jóvenes argentinos: son baratos y ofrecen diversión.

El especialista agregó que a partir de mayo y junio los destinos como España van a presentar ofertas muy convenientes e interesantes en precios por la crisis que atraviesan.

En definitiva, los destinos más tradicionales salieron a pelear por la temporada con promociones que no alcanzaron. Fueron los más castigados, con ocupaciones por debajo de las esperadas y costos fijos que continúan en aumento. “Mientras siga el combo cepo al dólar-inflación, el turismo en la Argentina está complicado”, agrega García Rosa.

Para Matías Carugati Economista Jefe Management & Fit el por qué las playas argentinas no estuvieron, durante enero, atestadas de gente tiene su relación con la gran cantidad de feriados decretados durante 2012 y que se repetirán en 2013. “Muchos argentinos aprovecharon los feriados para hacer mini vacaciones durante el año y después acortar el plazo en enero y febrero. Y si en verano fueron de vacaciones por más tiempo, también gastaron menos para repartir el mismo gasto en más cantidad de feriados durante el año”, analiza Carugati.

Los altos precios también fueron leídos por el turismo internacional. A pesar de que el Gobierno intentó justificar la baja en el ingreso de turistas extranjeros a la Argentina (-3,5%) con la crisis global, la realidad es que el negocio ha continuado creciendo en toda la región a ritmo sostenido, con excepción de Uruguay que siguió los pasos de Argentina. Países como Brasil (+5,5 %), Chile (+12,7 %), Colombia (+7,1 %), Ecuador (+11,8) y Perú (+8,3 %) siguen aumentando la llegadas de viajeros extranjeros, según datos de la consultora HVS South America.

http://www.clarin.com/sociedad/