Los hoteles de lujo son los más afectados por la baja del turismo

Menos extranjeros visitan Argentina. Descendió 7,7% la cantidad de visitantes que llegan al país y 6,9% los gastos que realizan. Dicen que Argentina dejó de ser un país barato.

Por Claudio Corsalini y Patricio Navarra – Diario Perfil, 02/09/12

Desolado. Lobbies solitarios, en días en que la ocupación no supera el 50 por ciento de las plazas. Un año atrás, la capacidad estaba cubierta en un 70 por ciento. Foto Perfil

En la peatonal Florida ya no se ven grupos de turistas con bolsas de primeras marcas. Los taxis pasan largas horas frente a los hoteles premium de Recoleta o Puerto Madero esperando llevar turistas hacia los diferentes centros comerciales de Palermo, Barrio Norte o a los tradicionales locales de tango orientados al turismo de alta gama. Hoy la realidad es otra. Los visitantes vip cambiaron a la Argentina –y particularmente a la Ciudad– por otros destinos. Y los que más sufren la baja son las cadenas de hoteles lujosos.

La industria del turismo receptivo internacional fue uno de los principales motores de la economía argentina tras la devaluación de 2002. Hoy, lejos de esa situación, y también a causa de la crisis europea y la inflación argentina, el ingreso de turistas extranjeros en la Ciudad cayó durante julio pasado un 7,2% respecto al mismo mes de 2011. Además, sufrieron una merma del 13,9% las reservas de vuelos provenientes del exterior.

Según la Dirección Nacional de Migraciones y la empresa Aeropuertos Argentina 2000, en ese mes ingresaron 219.544 viajeros internacionales por Ezeiza y Aeroparque. Brasil, con 594 vuelos, fue el mercado con mayor frecuencia hacia Argentina, y representa el 44,4% del total de visitantes.  Sin embargo, en la nación vecina es en donde se han registrado los niveles más altos de cancelaciones de vuelos hacia el país durante julio.

Se trata de una realidad que, más allá de afectar a toda la industria hotelera en general, repercutió fuerte en el segmento de los hoteles cinco estrellas.

Según fuentes del sector, para que un hotel (cualquiera sea su rango) rinda ganancias, su nivel de ocupación debe ser del 70% de su capacidad, aproximadamente. Por estos días el porcentaje oscila entre el 40% y 50%. Una cifra que también se repite en el caso de los hoteles de lujo, según revelan desde el segmento. Para Arturo García Rosa, titular de HVS Argentina, una consultora especializada en servicios de hotelería, “los establecimientos de alta gama, pertenezcan a una cadena internacional o no, son los que por el momento más están sufriendo las consecuencias de la baja en la demanda”.

Otro dato que también tienen muy en cuenta en el segmento premium es la baja en la cantidad de días que se alojan los turistas de buen poder adquisitivo. El promedio de noches en esta categoría es de 2,7, mientras que en todo el universo hotelero la cifra llega a 6,5. De hecho, en julio de este año el pernocte de turistas internacionales en hoteles porteños cayó 7,7% respecto del mismo período de 2011. De todas maneras y pese a la merma, la Argentina sigue siendo el país con mayor ingreso de turistas procedentes de América del Sur.

Causas. Entre los distintos factores locales que afectaron el ingreso de turistas de alta gama sobresalen la inflación y las restricciones al dólar. “Para los extranjeros la Argentina se ha convertido en un país caro”, explica García Rosa. Otros especialistas coinciden en que el país también dejó de ser un destino para hacer compras.

Durante el primer semestre de este año, por caso, los turistas internacionales gastaron en el país US$ 1.632.302, un 6,9% menos que en el mismo período de 2011.

Horacio Losa, Revenue Manager del Alvear Palace Hotel, explica: “Uno de los países que mayor cantidad de turistas de alta gama aportan a la Argentina es Brasil, pero ahora, y por el mismo dinero que pueden llegar a gastar en el país, eligen Miami o Nueva York, además de querer conocer otros destinos como Europa del Este o Medio Oriente”. En ese sentido también opina Gabriel Oliveri, gerente de Ventas y Marketing del Hotel Four Seasons: “Se nota cierta desaceleración en todo el segmento hotelero. Igualmente nosotros estamos en plena etapa de remodelación y sólo tenemos habilitada la mitad del hotel”.