La hotelería de Sudamérica frente a una gran oportunidad

El persistente crecimiento de las principales economías de la región, y especialmente el que continúa experimentando el ingreso de turistas extranjeros, es la base que sustenta el sostenido ritmo de inversiones en hoteles del segmento de 3 a 5 estrellas. Arturo García Rosa especial para La Nación, 05/09/2011

Costanera Center, Santiago, Chile. Mall, Hipermercado, Cines, Oficinas, Hoteles, Centro de Convenciones

Estos son números realmente impresionantes a los que se les adiciona el incremento permanente de viajeros dentro de nuestros países, liderados por Brasil, que a pesar de mantenerse bastante estable en términos de turistas extranjeros, crece de manera exponencial en el número de viajeros dentro del país. Los inversores internacionales comienzan a advertir que algo está pasando en América del Sur y se involucran cada vez más en ser parte de las oportunidades que se presentan, desafiando la atmósfera regresiva de Europa y Estados Unidos. Brasil, Colombia, Perú, Argentina y Chile están frente a una gran oportunidad que puede mantener su ritmo en los próximos cinco a siete años.

El segmento selected services (3/4 estrellas con servicios limitados de alimentos y bebidas) aparece como una de las vedettes, y allí las marcas internacionales se disputan los puestos de privilegio de distintos grupos inversores. Ibis de Accor, Garden Inn de Hilton, Holiday Inn de InterContinental, Fairfield Inn de Marriott, entre otras, son las que están enfocadas en ese sentido. En el segmento más alto, el de 4 y 5 estrellas, los proyectos mixtos se consolidan siguiendo el probado camino de éxito desarrollado en Estados Unidos, Europa y Asia.

La Argentina se muestra todavía atrasada en este sentido. Otras plazas más pequeñas reflejan realidades concretas y proyectos de gran nivel. Isidora 3000, en Santiago de Chile, con el W Hotel (oficinas, residencias y retail de lujo); Larcomar, en Lima, Perú, el principal mall de la ciudad con un hotel de cadena internacional en ubicación privilegiada; Costanera Center, el emprendimiento inmobiliario de usos mixtos más grande de América latina (super mall, hipermercados, y cuatro torres con oficinas y dos hoteles (uno de 4 y otro de 5 estrellas); Washington Plaza, en Cartagena, Colombia, un complejo de residencias de alto estándar, branded y sin marca, retail de lujo, y un hotel Hyatt; o Parque El Golf en Lima, Perú, desarrollo de Parque Arauco, un mall de marcas up scale con oficinas y un 5 estrellas de cadena internacional.

El Alvear Puerto Madero, con hotel y residencias, o el St Regis, igual que el anterior, pudieran ubicarse en aquella línea, pero en ambos casos no del tipo de mix como los señalados anteriormente. Madero Harbour, en el dique 1, es quizá por ahora la única excepción, un emprendimiento con torres de oficina, residencias, mall y dos hoteles, uno boutique y uno de lujo de marca internacional. No olvidemos que la Argentina se convirtió en 2010 en el principal receptor turístico de la región, superando incluso a Brasil, con 5,3 millones de turistas, el doble de lo recibido en 2002. Según nuestras estimaciones, esos números crecerán a 8 millones en 2016 y 10 en 2020.

Hilton Bogotá - Estructurado como condo hotel

Los desarrolladores inmobiliarios de Brasil, Colombia y Perú, han ya incorporado a los hoteles a su tradicional portafolio de residencias y oficinas. Es sin duda la hora que los desarrolladores inmobiliarios del país abran sus ojos a los hoteles. Si no lo hacen ellos, otros tomarán su lugar para cubrir la demanda creciente. Para aquellos que se sientan más cómodos manteniendo la figura de entrar y salir de manera muy rápida, la variante condo hotel es sin duda la alternativa. Adecuadamente desarrollada puede ser una alternativa que les facilite no quedar afuera de este apasionante desafío que supone alimentar una demanda que seguirá creciendo con ritmo sostenido.